Alternativas para pagar la primera cuota de la vivienda

Luego de lograr ahorrar una cantidad en específico tu próxima meta será comprar una vivienda, bien sea, financiada por el banco o no.

Adquirir la casa de tus sueños hoy en día puedes cumplir por medio de una institución financiera para pagar su valor a largo plazo sin apuros ni preocupaciones.

Por otro lado, si eres de los que prefiere adquirir préstamos fuera de las compañías crediticias (bancos), existen varias opciones por las que puedes optar.

imagen de mujer firmando un contrato inmobiliario

Obtener la cuota inicial para tu vivienda siempre será un gran reto, por ende, debes tomar en cuenta algunas alternativas para evitar endeudamientos y pagar la cuota inicial casi en su totalidad.

No obstante, es necesario tener en cuenta el momento apropiado para efectuar la compra.

Muchas veces tienes que asumir riesgos debido a que el valor de la nueva adquisición puede cambiar muy rápido, y todo eso dependerá la situación económica de tu país.

Sin embargo, para evitar este tipo de acontecimientos se pueden realizar abonos extras, cambios de plazo, adelanto de cuotas o cambio de fechas de liquidación.

Entonces, llegó tu tiempo para medir consecuencias y aplicar alternativas para pagar la primera cuota de la vivienda.

Pago a plazos:

Actualmente existe un sistema para pagar una morada. Largos plazos son las mejores opciones para conseguir cancelar el valor total de por lo menos la primera cuota.

Plazos de hasta 36 meses son ofrecidos para los futuros propietarios de casas y apartamentos por las constructoras.

Es una forma para comenzar a ahorrar sin aún no lo has hecho.

Use las cesantías:

La cesantía es una forma de ahorro que todo empleado o empresario aporta para que el día de mañana cuando el trabajador quede sin trabajo tenga recursos para sobrevivir.

Un fondo que se podría utilizar para la compra de la primera morada.

Venda un bien:

Las cuotas por pagar serán menores cuando consigas vender un bien.

No siempre es necesario, pero si ya no estas usando algo en tu casa o prefieres venderlo para aportar a tu nueva casa es hora de poner en marcha el plan.

Vendiendo el carro o la moto conseguirás pagar la cuota inicial.

Préstamo a familiares y amigos:

Un familiar o amigo con un sólido fondo de ahorro será una excelente opción para pedir un préstamo, sobre todo, si se trata de tu primera vivienda.

En caso de que ese familiar o amigo esté alquilando la casa, la tenga sin uso, entre otras opciones, puedes recurrir rápidamente para comprarla porque su precio y la forma de pago pueden ser mejor.

Sería una ventaja comprar la casa de ese amigo y tener plazos más flexibles de los que te puede ofrecer un banco.

Investiga tus opciones financieras

Para llevar a cabo todas las alternativas anteriores mencionadas, de igual forma, debes tomar en cuenta algunas opciones financieras que te ayudarán a tomar la decisión final.

Para empezar, debes tener un buen esquema de ahorro, pues siempre será ideal al momento de adquirir tu morada porque podrás pagar un 10 o 30% del valor de la propiedad.

Asimismo, reconocer tu estatus financiero sin ponerle ceros a más cuando sabes que no lo tienes.

Aunque las mensualidades sean un gran sacrificio para pagar, tienes que estar consciente del fondo de ahorro que dispones para iniciar dicha compra.

Del mismo modo, antes de solicitar un crédito para adquirir tu casa lo mejor es investigar varias opciones.

Indagar a fondo los beneficios que ofrecen las diversas instituciones para que se adecue a tus posibilidades y necesidades financieras.

Con todas estas recomendaciones espero que tomes la mejor alternativa para comprar tu casa.

No todo el mundo alcanza esa meta.

Pero, las posibilidades son positivas si tus objetivos son claros con respecto a lo que quieres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *