Cómo controlar las finanzas personales con las categorías de gastos

Uno de los grandes desafíos para llevar el control de las finanzas personales son las categorías de gastos.

Aprender a organizar tus gastos en una lista no es tan fácil como parece porque debes descubir cuales son las prioridades y las necesidades.

Por medio de ejemplos reales te explicaré como crear un presupuesto incluyendo «Categorías y Sub-Categorías».

Para ello, necesito que entiendas primero que es una categoría importante y el por qué.

La creación de un presupuesto familiar es un proceso continuo. Por ende, no debes de parar tus cálculos financieros.

Adapta cada categoría a tus necesidades y situación individual. De esa manera, podrás ayudarte para analizar tu presupuesto.

imagen de persona haciendo cuentas

¿Qué significa una categoría importante en sus finanzas personales?

En tu presupuesto base debes tener las categorías que realmente necesitas cubrir, aquellas que vas a utilizar.

Si estás cursando un post-grado o practicas un deporte, este tipo de categoría debería tener un nombre especialmente para ello, en caso contrario, es una categoría innecesaria.

Existen 5 reglas que recomiendo que sigas para que tu lista sea organizada de mejor forma.

  • Personalizada: en este caso tú decides que tipo de categorías estarán en tu lista.
  • Simple: elige la cantidad de categorías que puedas recordar para elaborar la lista más fácil.
  • Clara: la categoría tiene que ser simple y clara, que con leerla sepas de que tratas sin analizar.
  • Exacta: no puedes sobreponer a otra categoría. Mucho cuidado.
  • Completa: debes incluir en la lista todos los gastos al 100%.

Ejemplos de categorías de gastos

Podemos empezar por una lista con categorías básicas y claras para que puedas comprender su elaboración.

  1. Alimentación: comida en casa o en la calle.
  2. Cuentas y pagos: gastos de energía, teléfono, Internet, Agua, etc…
  3. Casa: alquiler y reparaciones.
  4. Transporte: gastos para el coche, combustible y taxi.
  5. Ropa
  6. Salud e Higiene: medicamentos, cosméticos, productos de limpieza y otros.
  7. Diversión: cine, teatro, gimnasio, pasatiempo, libro y más.
  8. Otros gastos: son los que no entran en ninguna de estas categorías.

Aunque las categorías sean simples, no desmejora su eficiencia.

Para separar las categorías en sub-categorías, puedes simplificarte la vida observando la siguiente imagen.

Con el tiempo las necesidades irán cambiando y tú debes buscar un espacio para las nuevas categorías y sub-categorías hasta conseguir crear un presupuesto adecuado a tu perfil.

No tengas miedo de modificar, añadir o eliminar un ítem de tu lista, pues poco a poco irás adquiriendo experiencia en materia económica.

Buena suerte con la tarea para la casa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *