Problemas de salud que impiden subir a un avión

Las personas cuando se preparan para realizar un viaje aéreo, lo primero que piensan es doblar la ropa dentro de la maleta olvidando su bienestar, por tal motivo, presento problemas de salud que impiden subir al avión.

Realizar una consulta médica antes de viajar, siempre es rápido, es cuestión de visitar el doctor de preferencia para saber que todo está bien.

Las aerolíneas tienen libre derecho de no dejar embarcar a personas que presentan algún poblema de salud porque presenta un riesgo mayor para el propio pasajero.

Problemas circulatorios, mareos, jet lag, fobias, entre otros son las principales afecciones que se producen cuando se viaja en la aeronave.

Además, se presentan problemas sanitarios importantes.

Avión subiendo a miles de metros en el aire
Crédito de imagen: onlyyouqj

Por otro lado, cuando un avión despega, la nave es elevada a unos 9,000 a 13,000 metros apróximadamente sobre el nivel del mar.

Lo cual origina un sistema de presurización de la cabina por la baja presión atmosférica y poca cantidad de oxígeno.

Según Rodolfo Mazzuco, anestesiólogo de medicina aeroespacial en una entrevista realizada por la radio nacional de Argentina LRA43 Neuquén, manifestó lo siguiente:

Chequeos de salud son necesarios realizar antes de subirse a un avión.

Dr. Rodolfo Mazzuco (médico anestesiólogo)

Condiciones que impiden volar

La OMS publicó una guía sobre viajes internacionales y salud para tomar precausión antes, durante y después del vuelo.

A continuación, expongo algunas condiciones que pueden impedir volar.

  • Bebés y embarazadas:

Cualquier bebé saludable puede viajar 48 horas después de haber nacido, sin embargo, es conveniente esperar algunos días para que el niño produzca defensas.

Con respecto a las embarazadas, por lo general no pueden viajar durante los últimos meses de gestación. Para hacerlo debe tener alguna autorización médica o ser examinada en el aeropuerto.

  • Infecciones de oído y nariz:

Personas con procesos infecciosos, sinusitis, rinitis, congestión nasal, procesos gripales y otros pueden ser afectadas por la presión de la cabina.

Por ejemplo, es posible que la Trompa de Eustaquio se contraiga o ensanche por el nivel de la presión del aire, como también, sufrir una perforación en el tímpano.

  • Síndrome de descompresión:

Es recomendable no hacer submarinismo o snorkel al menos 12 horas antes de abordar la aeronave.

La razón de esto, es porque puede desarrollar la enfermedad de los buzos que se da cuando el nitrógeno se acumula en la sangre y tejidos en forma de burbujas hasta ocasionar fatales consecuencias.

  • Enfermedades vasculares:

Mantener la misma posición durante varias horas de vuelo es perjudicial para las personas que sufren de enfermedades vasculares.

Es decir, la baja presión del aire hace que se ralentice el flujo sanguíneo con la posibilidad de producir Trombosis.

  • Problemas cardíacos y pulmonares:

Una de las situaciones más delicadas para los viajeros, sobre todo aquellos con apisodios, como: Infarto de miocardio, AVC o neumotórax no pueden viajar por aire.

La gravedad de la condición y tiempo de vuelo son los que definirán si es viable subir o no en el avión.

  • Cirugía reciente:

El paciente que acaba de realizar una operación está propensa a la introducción de gases o aire en la cavidad corporal, por lo tanto, es recomendable tomar precausión y no realizar viajes aéreos.

¿Tienes alguna de estas enfermedades?, Entonces, comunícate con la aerolínea para saber las normas específicas.

Si quieres tener más información sobre viajes, visita nuestra categoría de Turismo en Foco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *